La Junta de Andalucía ha aprobado definitivamente esta semana el Plan Lectura y Biblioteca - LyB (del que ya hablamos aquí) que pretende dar un impulso a las bibliotecas escolares andaluzas, dotándola de más y mejores recursos y proyectando decenas de medidas para su modernización y mejor aprovechamiento por parte de los estudiantes.

En ranganatha2 está enfadados, y con razón, porque no serán los bibliotecarios sino los profesores, los que se encarguen de gestionar la biblioteca escolar. Como dato anecdótico baste decir que en el texto del plan [pdf] figura una sola vez la palabra bibliotecarios referida al profesional de la biblioteca, mientras que la palabra profesorado aparece 36 veces. Una prueba más de la invisibilidad de nuestra profesión y del escaso (nulo, quiero decir) papel de las asociaciones profesionales de nuestra comunidad.

A las claves para el éxito de una biblioteca escolar que describe Clara G. de Tejada en biblioactiva yo añadiría una. Que la biblioteca la gestionen bibliotecarios, no profesores. Porque como ella dice, la buena voluntad y el sentido común es lo que mueve el mundo pero a mí, que tengo buena voluntad y algo de sentido común, jamás se me ocurriría darle clases de matemáticas a los chavales del instituto.